domingo, 22 de junio de 2008




A priori, insignificante: menuda, frágil y de rasgos aniñados. Justo lo que no se estilaba a comienzo de los años noventa, cuando las modelos de curvas sinuosas y explosivas reinaban sobre la pasarela. Nadie apostaba por ella en un momento en el que las maniquíes eclipsaban a los propios diseñadores. Sin embargo, Kate Moss se asomó al mundo de la moda y se convirtió en la reina. Hoy, a pesar de sus excesos con las drogas y el alcohol, esta joven modelo continúa siendo una de las más solicitadas en el mundo de la moda.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

LUCKY STRIKE